HABLEMOS DE GÉNERO

Vivimos en un mundo de género en el que continuamente, desde la ropa hasta los regalos, juguetes y artículos de aseo, nos vemos obligados a definir un género antes de hacer una compra.

La separación entre las mujeres y los hombres ha definido desde hace tiempo la categorización de las prendas de vestir, limitando las opciones de las personas y obligándolas a seguir las restricciones que impone esta categorización de género, lo que nos parece no sólo injusto sino también discriminatorio.

La ropa de género crea una división sexual y esto afecta a las personas que no encajan en esas dos categorías.

Como diseñadores de moda, queremos que la gente acepte la verdadera afirmación de la identidad de género y la expresión de género de cada individuo. Creemos que el estilo está intrínsecamente ligado a la identidad, y cada persona debería poder llevar cualquier pieza de ropa que piense que exprese su género, estatus, estado de ánimo o preferencia. Queremos que la gente se libere de los estereotipos sociales.

Queremos que la moda vaya más allá de las convenciones de estilo comunes que suelen asociar ciertos colores y formas con uno de los dos géneros binarios. Tenemos que entender que el género es un espectro y no un sistema binario con dos conceptos opuestos.

Como diseñadores nos proponemos tener una comprensión más profunda de esta generación, cambiando los modelos de negocio anticuados y activando prácticas más tolerantes, inclusivas y progresistas.

Nuestro objetivo es construir un puente entre la ropa de hombre y la de mujer satisfaciendo las necesidades de ropa de todas las identidades, rompiendo las reglas del estilo estándar e ignorando las pautas de género estereotipadas.

Nuestro estilo unisex desdibuja las líneas de género, mezclando tanto los rasgos masculinos como los femeninos. La gente puede decidir por sí misma cuán femenina o masculina será, dependiendo del estilo de la ropa. También animamos a nuestros clientes a que jueguen con las tallas para conseguir un aspecto muy diferente.

Nuestras prendas están diseñadas para un movimiento fluido tanto del espíritu como del cuerpo, desdibujando los límites en cuanto a género, tamaño corporal, edad, etc., potenciando todas las identidades y promoviendo un enfoque de la moda con una mentalidad más abierta.

No creemos en la ropa de género, creemos en la libertad de elección